Natación Especializada SLEN
Sistema Lógico de Enseñanza de la Natación


12. CUÁNDO PRACTICAR LA NATACIÓN EN EL MAR


Autora: Profesora Cecilia del Castillo Venegas T.

Si deseas utilizar todo o parte del contenido de este artículo con gusto te daremos la autorización por escrito
ya que todo el contenido de esta página está protegido por derechos de autor. ¡Contactanos!



"EL MAR ES TAN BELLO COMO PELIGROSO”

Siempre he comentado que aprender a nadar es similar a aprender a manejar un auto: cuando se acaba de aprender a manejar la persona aún no está lista para conducir en carretera. Así mismo, la persona que acaba de aprender a nadar no está lista para ir a nadar en el mar.

Cuando las personas aprendieron y practicaron lo suficiente para poder nadar en albercas profundas con seguridad y confianza, se iniciará el entrenamiento para adquirir una buena Condición Física y ya teniendo esas bases podrán ir de paseo a alguna playa.

Sabemos que en el mar el cuerpo adquiere mayor flotabilidad debido a la densidad del agua pero eso no quiere decir que sea más fácil nadar en el mar que en una alberca, debemos estar concientes de que el movimiento de las olas del mar son algo totalmente diferente al agua tranquila de una alberca.

No todas las playas tienen la misma actividad del oleaje, aún en un mismo puerto, pondré como ejemplo el Puerto de Acapulco, donde las playas tranquilas y recomendables de acuerdo a mi propia experiencia, son: Caleta, Caletilla, La Roqueta Hornos, Hornitos y la playa que está junto a la Base Naval.

Las demás playas van de menos a mas peligrosas desde la Condesa, el Revolcadero, Puerto Marqués, etc. y las playas prohibidas para nadar, son las playas que están en mar abierto, como son la playa frente al Hotel Princess, y la playa llamada Pie de la Cuesta.

Es sabido que en el mar el piso de la arena no es parejo como el piso de una alberca, y en unos cuantos metros sube o baja drásticamente la profundidad, además el oleaje que sube de un momento a otro.

Muchas otras playas de la República Mexicana y del extranjero son de oleaje suave en donde el piso de la arena no disminuye su profundidad de forma abrupta sino paulatinamente, yendo de menor a mayor profundidad.

Es necesario que los turistas conozcan y obedezcan las indicaciones que se muestran en la mayoría de las playas, dichas indicaciones consisten en banderolas que tienen los colores de los semáforos (verde, amarilla y roja) y que tienen un significado similar, indicando la intensidad de la marea, y en el caso de que no estén a la vista esas banderolas, siempre hay personas nativas de la zona que encontrarás en la playa y si les preguntas seguramente te comentarán si se puede nadar con tranquilidad o si es una playa catalogada como peligrosa.

NOTA: Las albercas de olas son muy parecidas al mar por lo que recomiendo tomar las precauciones pertinentes antes de decidir entrar a una alberca de este tipo.

“MAS VALE PREVENIR QUE LAMENTAR”

Profesora Cecilia del Castillo
Autora y directora de Natación Especializada SLEN


Si tienes alguna duda, quieres darnos tu opinión sobre este articulo o te gustaría que sea publicado un artículo sobre algún tema de tu interés... ¡ESCRIBENOS!
Tu nombre:
Tu e-mail:
Tu País y Ciudad:
Tu mensaje: